Poner una idea en marcha

Hoy te voy a contar cómo he ayudado a algunas personas a lanzar sus ideas de nuevos servicios durante estos meses de confinamiento y cómo eso hizo que yo mismo lance mi propia idea. Ayudar a otros a poner en marcha sus ideas de una forma rápida, aplicando mentalidad lean startup y pensando desde el inicio en el propósito de esa idea.

Aquí les comparto la landing de mi propuesta por si ahora mismo estás pensando en crear un servicio o producto y no sabes cómo lanzarlo y validarlo https://ideaenmarcha.crd.co

Comparto este post porque creo que puede ayudar a personas a animarse a probar, experimentar y aprender. No importa tanto si la idea llega a ser exitosa, el camino y sobre todo el dar el primer paso es lo que más vas a disfrutar y aprender. También lo comparto porque me ayuda a confiar en mí. Y sí, mucho de lo que hacemos aunque sea para ayudar a los demás siempre es para “salvarnos” a nosotros mismos. 🙂

Gestación

Todo empezó con la capacidad de reinventarse de Marta, mi mujer. Ella enseguida comenzó a cambiar su modelo de trabajo y de negocio, potenciando el online y la divulgación. Como parte de su transformación tuvo la idea de probar lanzar un programa grupal de salud. Ella le comentó a un grupo de amigas que haríamos un “mastermind” y que yo les ayudaría a trabajar sus ideas. Y 4 días después estábamos en zoom empezando a trabajar cuatro ideas que hoy son realidad.

Para la primeras sesiones preparé diferentes actividades pensando en que cada idea se trabaje grupalmente, aportando todos a la idea de una persona y también con actividades individuales. Ese balance fue clave, en esta primera iteración pude aprender cómo balancear mejor esto gracias al feedback de las chicas.

Experimentando sin saberlo

Fue una experiencia muy linda, ya que en pleno confinamiento nos daba un espacio de compartir y construir cosas junt@s que ayudaban a que cada una cumpla con su objetivo (esta es la esencia de un mastermind). Y a mí en lo personal, estando en un ERTE, me ayudo a hacer cosas que aportaran y a darme cuenta cómo mis conocimientos y herramientas ayudan mucho si las pongo al servicio de las personas.

El resultado de este primer mastermind para poner una idea en marcha fue genial. Tres de las cuatro han lanzado su idea y ya tienen sus primeros clientes. Y la cuarta persona en el segundo día nos contó que gracias al trabajo hecho se había dado cuenta que lo que estaba queriendo poner en marcha no la conectaba con su propósito y motivación real, sino que estaba haciéndolo guiada principalmente por generar ingresos. Lo que le hizo decidir reenfocar toda su energía en su proyecto actual que es el que ama.

Aquí podría haber terminado la historia, peeero… Motivado por las chicas que participaron en el proceso y por otros amigos, a la semana de terminar el primer proceso ya tenía dos amigos con ideas que querían poner en marcha y con ganas de hacer el proceso.

De este segundo grupo lo que más resaltaría es la relación de colaboración y buena onda que se generó. No porque en el primero no pasara… sino porque en este participaban personas que no se conocían anteriormente y de distintos países. Pues resulta que ahora se creó una amistad argentino-catalana además de haber creado en el proceso un programa de coaching grupal y uno de masculinidad consciente!

Y si me lo creo?

Ahí no termino todo… con el feedback de los dos grupos y lo que me motivaban para ahora hacerlo con mi misma idea… pensé, ok, ¿qué puede pasar si me lo creo?

Si vivo el mismo proceso para mi propia idea, además de la experiencia ya probada ayudando a otras personas, también tendría la experiencia como usuario de mi propio servicio. Así que así lo hicimos. Formamos un grupo y trabajamos el mismo proceso para trabajar mi idea. Y como resultado, aquí estoy contando la experiencia y haciendo publica mi idea. Abierto a aprender y sabiendo que es imposible fallar. Porque el camino hasta aquí ya valió la pena por los resultados que han conseguido las personas que acompañé y por todo lo que hemos aprendido.

Algunos aprendizajes

  • Disfruté mucho de poder generar un impacto directo en personas con ideas de emprender o evolucionar su negocio.
  • Mi experiencia en la facilitación, mentalidad ágil y procesos de discovery y construcción de productos, puesta al servicio de personas que desconocen estas herramientas o no tienen la experiencia directa, tiene mucho potencial y ayuda mucho.
  • Trabajar con el concepto de mastermind, con mucho espíritu de colaboración, genera una energía creativa y de acción estupenda Todos para uno y uno para todos 🙂
  • He visto en algunas de las personas cómo se ha desbloqueado un potencial que tenían latente.
  • Algunas personas tienen una brecha tecnológica más fuerte que otras. Lo que está claro es que con las herramientas disponibles hoy en día, con un poco de ayuda y acompañamiento, todos somos capaces de romper esa brecha.
  • Se aprende mucho de ser el usuario de tu propio servicio/producto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s